Purgandus fabularum: Breaking Bad

El posado épico no funciona para todas las series. Que no.

El posado épico no funciona para todas las series. Que no.

Mis padres son una continua fuente de sabiduría, dichos populares alucinantes y broncas. El que hoy traigo es de mi padre: “tienes más morro que un oso hormiguero”. Me lo aplico a mí, puesto que hacer este pedazo de spam desde mi mismo blog no tiene otro nombre.

Pero en fin, no puedo evitar hacer gala de marmóreo rostro y poner el enlace en esta entrada a otro blog, uno en el que estoy colaborando desde hace unos meses; esta semana, y tras presenciar el indescriptible y apoteósico final de Breaking Bad, me he lanzado de cabeza a desvariar a base de bien sobre la magistral serie; helo aquí, en Generación videoclub.

Siempre he creído y defendido que para nosotros, vástagos de la sociedad audiovisual, la influencia de las creaciones en dicho formato ha sido decisiva en la formación de nuestras personas y la forma de emplear nuestro ocio; para los roleros en particular, también, mucho, brutalmente. Si eres un fans como yo del cine negro, y aunque nunca llegues a dirigir un juego esencialmente basado en ambientes proclives a historias de dicho pelo, esta serie cambiará tu forma de crear o conducir aventuras con un mínimo elemento criminal, o de gente común en situaciones muy poco comunes.

Bueno, eso y que es una obra maestra.

Veredicto: ¿Todavía no la estás viendo? ¿Que estás leyendo la crítica del otro blog? Vale, pues termina y empieza a verla.

Imagen obtenida de la página de la productora, amctv.com

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *