Rol y política: Encuentrasenderos, ¿sí o no?

Aunque a menudo se me llene la pantalla (o la boca) de lemas radicales o extremismos filosóficos, soy contradictorio como todo hijo de vecina, una especie de esquizofrénico simpático y llevadero. La inminente publicación de Pathfinder en el idioma de Chiquito de la calzada supone para mí un conflicto interno comparable a si montar en metro o no (sí, ese glorioso transporte público madrileño tan barato, eficaz, bonito…), y es por esto que voy a liberar mis demonios aquí, ya que como todos sabemos, la confianza da asco. Y si de paso alguien puede rebatirme o convencerme, mato dos stirges con un mismo misil mágico.

(Sí, aunque parezca increíble, algunos de los pros tienen su contra equivalente… así está mi dura mollera de estropeada)

Sí, quiero

Consumir rol anima a la editoriales españolas a publicar más rol (y esperemos, mejor)

Pathfinder es la destilación de D&D 3.5, la edición que quizá para nosotros, los de la generación nocilla, es la más emblemática y mejor

– Es desde luego un producto atractivo, esto es innegable e indiscutible; así es la mercadotecnia, amigos

– Amplía los horizontes del rol en los países de habla castellana, y demuestra que la afición continúa muy viva (aunque esto daría para otro debate)

– La Pathfinder Society. Los grupos ya formados y en activo dedicados al juego organizado (suena a mafia totalmente) hacen muy fácil encontrar a alguien a quien adosarse para jugar; la popularidad en los últimos tiempos de este sistema hace posible que pueda convertirse en una especie de estándar o de Esperanto del mazmorreo al estilo D&D

– Cubre un amplio espectro de gustos fantásticos: fantasía épica, rollito Ravenloft, vikingos, ninjas y samuráis, piratas, e incluso si uno se esfuerza mucho espada&brujería…

– Tiene una licencia que pone fácil publicar aventurillas, ayudas de juego, barajas Fournier para el Harrow, miniaturas comestibles o cualquier otro complemento imaginable. Tonto el último

No, ni en pintura

– Es un carajal que lo flipas, una especie de obeso mórbido en cuanto a sistemas se refiere; los retroclones, en este sentido, son más asequibles, baratos (incluso gratis) y fomentan más la creatividad

– La línea principal de ilustraciones tiene un estilo que, a falta de otro término, denominaría como manga medieval. Sé de buena tinta que puede llegar a crispar a más de uno

– No es un libro completo. Aunque nadie te apunta con una pistola para que lo compres, el bestiario es casi obligado

– No incluye una aventura introductoria, como ahora sí que hacen la mayoría de manuales roleros. Y no, no me valen las gratuitas de la Society por muchos motivos (entre otros, que son infumables)

– No sé si realmente aporta algo nuevo al panorama rolero en castellano; la abrumadora mayoría ya juega a Pathfinder en inglés tan ricamente

– Tiene toda la pinta de ser un tomarro poco manejable, con propensión a desguazarse a la primera de cambio

– Paizo, como antes TSR o Wizards, ha entrado a saco y sin complejos en la explotation rolera más rampante, publicando cualquier movida que se les pasa por la cabeza (La guía del cazador de mofetas y similares)

Eso sí, si alguien quería hacerme un regalo y no sabía el qué, ya tiene una pequeña idea. Ya se sabe, es de buena educación no despreciar un obsequio…

24 comentarios

  1. Pues básicamente, es un sistema engorroso para el tipo de historias que se quieren contar. Me sorprende que si se quieren hacer partidas con acción y aventuras trepidantes te tires HORAS para resolver un combate contra media docena de kobolds o, peor, un bicho de verdad importante. Seguir la estela de reglas adicionales (opcionales, claro, claro) es tan imposible como saber de memoria los últimos 14 módulos que han salido hace un trimestre.

    Lo he jugado y creo que por muy D&D 3.75 que sea, sigue siendo un sin dios de jugar y dirigir a nada que se consigue algo de poder en el juego (y ya de por sí crear un personaje a mí al menos me llevó sus buenas horas). Desde luego no es santo de mi devoción.

  2. Los juegos, como todas las cosas en esta vida, dependen de con quien son jugados, en qué momentos y de “cómo ha ido el día”. Pathfinder, como d&d 4 ed., u otros son juegos a los que he jugado porque he dado con una panda de chalaos como yo con los que me troncho de la risa y hacen intenso cada instante. Es así hasta el punto que la mayor parte del tiempo estoy en mi casa del campo y bajo a madrid a jugar a rol y a trabajar, en ese orden. No cambio una sesión en la Pathfinder Society por nada de lo que el 99% de la población considera que hay que hacer un sábado. En ese contexto las “pistolas en la cabeza” aumentan exponencialmente. Fíjate, jugué una partida contigo al DCC y ya espero el manual… Y estamos como estamos…
    Un abrazo.

    • Efectivamente, nuestra afición está totalmente vinculada a lo social, y por lo tanto un juego puede ser una maravilla o un horror sobre el papel y tornarse en lo contrario por obra y gracia de un grupo de gente. Yo lo he pasado en grande jugando a Pathfinder, la verdad, y es casi totalmente achacable a las personas con quien lo he jugado.
      ¡Un abrazo compañero!

  3. Hola amigo ;D

    Yo llevo jugando a Pathfinder desde que salió la beta, y he decidido no volver a hacerlo. El sistema es muy completo, es verdad, pero se vuelve demasiado complicado. Hasta nivel 4, todo va como la seda, pero a partir de 5º, la cosa se va volviendo inestable, debes dedicar muchísimo tiempo a preparar los encuentros para que sean entretenidos, ni un paseo, ni un TPK. Aunque no tengas un Power Gamer como yo en el grupo, los personajes de niveles altos (10+) son unos dioses. No quiero tener que meter un encuentro con una docena de ladrones de nivel 7 para que sea “entretenido”. Y no hablemos ya de hacer partidas de politiqueo/intriga/misterio, porque la magia termina rápidamente con cualquier posibilidad. No puedo ponerle un Amuleto de Protección Mental para que no conozcan lo que piensa o el alineamiento del malo, o usen sus habilidades +20 para sacarle la verdad a los pnjs de bajo nivel. Es un juego que se desequilibra rápidamente. Nosotros hemos decidido volver a la Vieja Escuela, el AD&D, o cuando le apetezca a alguien (yo ya paso), que dirija a 3.5, que creo que está más equilibrada.

    Salud

  4. me sumo a los que no te recomiendan el juego. Me gusta D&D y me gusta Pathfinder pero es un juego que complica mucho al director y tiene muchas reglas que encima, son un engorro de gestionar.
    y eso que a niveles bajos tiene un pase.
    En fin, aunque es muy completo y detallado, al final cuesta dirigirlo y jugarlo a no ser que te conviertas en un experto. Prefiero algo más sencillo, hoy por hoy.

    • Si te digo la verdad, y aunque suene triste/consumista, mi principal duda (aparte del sistema en sí, claro) era si sucumbir a la tentación de comprármelo para tenerlo, muy al estilo coleccionista… pero se me quitan las ganas, la verdad.

  5. A mí por ejemplo me está llamando mucho la atención “El Reino de la Sombra” de NSR, porque al parecer sí que es mucho más sólido y menos desequilibrado a niveles altos. Lo digo de oídas, porque a lo mejor esto no es así, pero lo que he leído me ha dado mucha más confianza y la verdad es que tengo ganas de probarlo y comprobarlo.

    Yo me he divertido con Pathfinder igualmente (me ha dirigido Velasco y Lato) pero volvemos a que es más tema de la compañía que porque el sistema es bueno en sí. El mundo de Pathfinder, sus aventuras y demás no me desagrada, pero lo jugaría con otro sistema, la verdad.

  6. Terrax, es mucho más equilibrado por que no tiene niveles de experiencia. Convierten el sistema en otra cosa, que no digo que esté mal ojo, pero para mi D&D es un juego de niveles. Entiendo a quienes le parece un absurdo eso de ir ganando en habilidades y tal, pero creo que es algo que va unido a D&D desde su creación. Obviamente todo se puede hacer más sencillo, pero en algunos sentidos el simplificar en demasía puede ser cargarse la esencia de D&D en el proceso.

    por cierto Jose, el libro en la edición de Paizo es sólido, el bestiario no hace falta ya que está el documento gratuíto del prd en la web. Hay algunas aventuras de la society, las menos, que están bastante apañadas y si, no aporta nada nuevo.

    • Sí, bueno, yo prefiero los niveles, no digo que contenga la esencia de D&D, sólo digo que para jugar algo menos lleno de reglas y cómodo puede que “El Reino de la Sombra” sea mejor para contar las historias de Pathfinder, pero lo digo desde el desconocimiento ya que no lo he probado.

      Yo por ejemplo prefiero jugar a AD&D pese a sus errores, la verdad, disfrutaba mucho con Hackmaster, que al fin y al cabo era un refrito (pero un refrito que lo complicaba también y por eso se me hizo muy cuesta arriba).

      • Yo también he oído maravillas del reino de las sombras, y tengo pendiente leérmelo. Quizá porque yo no jugué casi a D&D en mi juventú, lo de los niveles a veces hasta me da igual, y me parece accesorio… de hecho, en el DCC no se les da tanta importancia.

  7. -Si te gusta D%&D 3.5, sigue con el , no hya cambio, salvo que ahora todo esta “más petado”,.

    -Te venderán que Pathfinder es compatible con tdo el materrial de 3 y 3.5…. preparate a currar para adaptar clases de prestigio y olvidate de que te valgan la mitad de los conjuros.

    -Buscar cualquier cosa en un tomo semejante lleva a la desesperación. De hehco parece que enD&D Next van a aligerar reglas y tamaño de los manuales.

    -Para lo que queda, espérate y te pillas el D&D NEXT.

  8. Hola peña,

    A mi el D&D 3.5/Pathfinder me resulta un coñazo para jugarlo o arbitrarlo… “demasiadas reglas para el tipo de historias que vas a jugar” (como ya han dicho antes). Me quedo con la sencillez e inmediatez de los retroclones y/o aun mejor, con el Advanced Fighting Fantsy, que con 4 reglas puedes adaptar cualquier partida de magia y brujeria en 30 minutos.

    Del Pathfinder, lo unico que me interesan sos sus preciosas ilustraciones y alguno de sus adventure Paths. Comercialmente hablando, en mi opinion este juego llega tarde al ruedo nacional.

    • Ná, buscando la polémica, amigo mío. Además, ayer me enteré del GRAN patinazo de la primera edición en castellano (una errata de dimensiones cósmicas, según parece). He de admitir que me inspiran simpatía, el error nos hace tan humanos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *