Desclasado: Por qué hay que leer eldiario.es

David-Trampier

De ilustrador fantástico a “tasista”; tu vida sí que fue un locurón, David

Al loro, me he tenido que enterar por un medio “estándar” no ya que Trampier ha fallecido (fue noticia destacada en decenas de blogs la semana pasada), sino que tras su colaboración en d&d desapareció del mapa artístico para ser… ¡taxista!

eldiario.es, un medio que aprovecho para recomendar encarecidamente por ofrecer una visión alternativa del panorama actual español tan copado por medios de derechas, ofrece hoy en portada esta noticia, una rara avis teniendo en cuenta la escasa (o nula) repercusión que tiene nuestra afición en los mass media, a no ser que sea para alimentar el ansia de carnaza, claro.

La imagen ha sido obtenida del artículo reseñado en eldiario.es, copyright a quien pertenezca (aunque gran parte de dicho medio está publicado bajo licencia creative commons)

6 comentarios

  1. Sip, ahí lo he visto yo también, en eldiario. Una lástima lo de tener que vender “sus cosas” para intentar tratarse el puto cáncer. Putas miserias y putos sistemas insolidarios… en fin.

    La verdad es que el pollo parece que los tenía “cuadraos y con puntas”. No quería tocar a nada que oliese a WoTc ni con un puntero láser. “Se olía la tostá'”. Una gran pérdida.

  2. Eso es, la justísima sociedad estadounidense, en la que literalmente te mueres si no tienes pasta. Vaya tela.
    Por otro lado, me flipa su espantada del rpg bussines. ¿Qué le pasaría? Al final va a ser verdad que los padres fundadores eran un poco petardos.

  3. Yo creo que la gestación de los juegos de rol como industria en los 80 tuvo que ser algo brutal en todos los sentidos, lleno de decisiones capitales, que contentarían a algunos y a otros no.

    Gygax y Arneson eran geniales, pero tendrían sus defectos. Lo de Trampier pudo ser simplemente algo personal, pero está claro que la historia de TSR es algo turbia y caótica, unos años algo locos. Y así estoy que no me fío nada de D&D next, porque en Wotc manda el dinero y el dinero les puede llevar a parar la línea editorial si no venden o sacar mil suplementos de crunchitos. Por eso adoro los productos de peces pequeños como pueden ser La Marca del Este, llenos de cariño y saber hacer. Incluso el DCC lo considero un producto así, aunque las tenga todas para ser un best seller y que Mr. Goodman se saque un buen pellizco; basta compararlo con Wizards para saber a qué me refiero.

    Dejando de lado este tema, es hermoso y digo hermoso que esta noticia salga en la portada de un medio de éste país. He llegado hasta el blog personal del periodista autor, y el tipo es un auténtico fenómeno. Nada más, descanse en paz señor Trampier.

    • Comparto tu reticencia con respecto a Next; no lo quiero ni en pintura. Si es que ni siquiera hace falta, joer.
      Y con TSR me temo que has dado en el clavo: empezar a considerarlo un negocio y que la cosa se jodiera, todo uno. Qué pena.

      • Es que no hace falta D&D next. A ver, que te compras el de bolsillo de 10€ de la marca del este y con eso, lápices y folios; se puede jugar a vivir aventuras, saquear templos, tumbar mozas y machacar abominaciones hasta el fin de los días. Y esto es así xD

        Para mí D&D next puede ser lo que 3a edición pudo haber sido. Una depuración de las reglas, haciéndolas más intuitivas y frescas, pero el mismo estilo de juego de anteriores ediciones. En vez de convertirlo en un juego de medir casillas y comparar bloques de estadísticas llamados pjs contra otros bloques llamados monstruos (bloques que han sido perfectamente equilibrados para que la comparación no asuste a nadie, jolines). Estilo de juego este, que llego a su plenitud en la edición que-no-debe-ser-nombrada. Con lo que D&D next, para mí, llega algunos añitos tarde.

        A priori puede ser un buen juego, no digo que no. Se podría comprar ya sólo por coleccionismo y echarle un ojo. Pero es que detrás de ellos, están los magos esos que deben tener la corrupción por las nubes de tanta expansión de magic que sacan…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *