Desclasificado: las LES, Sailors on the starless sea y tontás mías

Advertencia: esta entrada incluye generosas dosis de pornografía sentimental y un destripe integral del citado módulo. Allá vamos.

Este año, como anunciaba en una entrada anterior, por fin me propuse acudir a las LES (Ludo Ergo Sum, las cada vez más famosas jornadas de juegos de rol y etc. de Alcorcón) no como un mirón/lurker si no como participante. Porque como sabemos, el rol es como el amor, se multiplica si lo compartes; yo he sido poco amoroso, la verdad, ya que solo dirigí en la mañana del sábado. Mi total admiración a los que tantísimo se lo curraron dirigiendo dos o incluso tres días; las condiciones no son óptimas, por desgracia (siendo este el único punto negativo al que puedo aludir, por suerte).

¿Qué es lo más agradable de acudir a las LES? Codearse con la crême de la crême, por supuesto. Sin ironía alguna lo digo. No sé en otros mundillos o en otros países, pero la cercanía y la amabilidad de los lumbreras roleros con los que me topé me impresionó. Sí, más de uno estará pensando “ni que habláramos de premios Nobel o jugadores de fútbol de la liga BBVA” (aunque nada tienen que envidiarles), pero ya sabemos todos lo sencillo que es que a un ser humano se le suba a la cabeza un mínimo de fama, venga de donde venga ese renombre. Yo no soy alguien personalista (que idolatre o idealice) ni fanboy, pero encontrarse a gente de la afición a la que admiras por cómo escribe (tanto blogs como juegos), es una pasada. Poner cara, voz y charla a Cronista, Carlos de la Cruz, Erekibeon, Rodrigo García Carmona, Roberto Alhambra, Jacobo Peña, Zonk y reencontrarse con Jan, Bester, Terrax, Velasco, Verion, Javier Salmerón, Ismael de Holocubierta, El Archimago, Carlos (sí, compañeros, ya hemos coincidido en por lo menos tres partidas de DCC, ¿verdad?)… sin contar todos a los que seguramente no reconocí o que mi demencia senil galopante me impide recordar.

(Y por otro lado, hubo a compañeros a los que por vergüencita no saludé; la próxima vez desayunaré como un español de verdad un sol y sombra para reunir redaños suficientes y abordarles).

Me encantó, por cierto, el equivalente al clavel rojo en la solapa de Zonk y Erekibeon: la camiseta con sus alias. Esto sí que es un rompe hielos garantizado y una garantía de poder dirigirte a alguien sin tener que hacer como en las pelis de espías (soy 007, o James Bond para los amigos).

Parejo a lo expuesto arriba es el subidón de estar con tanta gente que comparte afición, de todas las edades, sexos y orígenes geográficos. Ahora entiendo a los que tienen hobbies mayoritarios, es gratificante sentirte parte de algo más grande. Un rollo tribal, vamos, ya que al fin y al cabo somos monetes gregarios. (Y ya solo mirando camisetas que rivalizaban por tener el eslogan o el dibujo más ocurrente podía echar uno la tarde, como los jubiletas en un banco mirando a la peña pasar).

Cerrando el apartado de impresiones personales, dejo constancia del que me pareció el comentario más hilarante y ocurrente del por desgracia poco tiempo que estuve en las jornadas. Tras compartir condumio en la ya famosa colina del troleo en frente del pabellón que nos alojaba, el ínclito Jan destacaba la presencia de tanto insigne del rol aventurando que en caso de catástrofe localizada, el panorama rolero español se vendría abajo. Luego ya, fuera de broma, comentábamos cuánta y cuánta gente disfruta del rol sin pasarse ni una sola vez por un blog, o un vlog, o el g+, o unas jornadas (o ni siquiera por una tienda). Y cómo no, salió de nuevo a relucir el tema de la dichosa segunda edad dorada, que ya más de uno jocosamente llama burbuja rolera… porque, si realmente somos cuatro gatos, ¿es proporcional la enorme cantidad de publicaciones en los últimos años? (Sí, también surgió a colación el chascarrillo de que los mecenas de los crowdfunding somos siempre los mismos 300-400 mendas).

La ruinosa fortaleza; maldita crisis, los fondos de patrimonio ya no llegan

La ruinosa fortaleza; maldita crisis, los fondos de patrimonio ya no alcanzan

Reservé para mi única partida la aventura que me devolvió el gusto por esta afición y la que verdaderamente me animó a empezar este blog: Sailors on the starless sea, del Dungeon Crawl Classics RPG, creación de ese gurú de la prosa hábil, la espada y brujería y el fin aciago de los personajes llamado Harley Stroh.

Ya había dirigido esta aventura en un par de ocasiones (una presencial, otra en Comunidad Umbría, inacabadas ambas), y dudo que ninguna otra capture con mayor acierto la sensación de enfrentarse a lo desconocido, a algo que está más allá de las posibilidades de un grupo de personas corrientes y molientes. Lo cierto es que para este ocasión jugaba (nunca mejor dicho) con ventaja: cuando se planteó el proyecto de Adalides (lástima que no continuara), me propuse usar Sailors como banderín de enganche a DCC, y comencé a preparar escenografía y otros materiales para darle el aspecto que se merece. El elemento más pintón, claro, son los edificios y mazmorras de Fat dragon, aunque a mí me encanta también representar con minis de papel tanto a PJs como a PNJs y enemigos. Ayuda que me gusten las manualidades, no lo niego.

Para un embudo como este, cuantos más, mejor. Siete valientes (entre ellos dos chicas; me encanta contar con mujeres en los grupos, yo no soy de los afortunados que suele jugar con el bello sexo) se sentaron a la mesa dispuestos a ser masacrados (¡literalmente! ¿Fomenta el DCC el masoquismo? Si las bajas no son elevadas, hay claras muestras de decepción), luchando no solo contra los horrores que esconde la ruinosa alcazaba si no también con el ruido ambiental y el calor.

El punto de partida es ya clásico: los sufridos habitantes de un pueblo están desapareciendo. La rumorología local (¡gracias, Adrián aka Archimago por tu traducción! Tu tabla fue imprescindible) apunta entre otras locuras y falsedades a que la batalla que acabó con los caóticos ocupantes de la alcazaba falló a la hora de limpiar la fortaleza por completo. Nada, tú imagínate que vives (por ejemplo) en Manzanares el Real y que ya ni a comprar el pan puedes porque el panadero se ha desvanecido. Y no te digo si es el tabernero el que se ha esfumado.

Así que una variopinta turba de supervivientes se dirigió a la colina donde se encontraba el fuerte. El autoproclamado líder de la expedición, un cobrador de impuestos muy entusiasta, impelió a sus conciudadanos a rescatar a los desaparecidos pueblerinos (“¡menos impuestos que se ingresan!”), y ya desde el comienzo quedó claro que habría una sana mezcla de valientes insensatos y de sensatos “de la fila de atrás”. El sacristán, por ejemplo, se lanzó de cabeza a investigar qué había ocurrido con los hijos de Paco, el herrero (ambos atados con zarzas a un poste en la puerta de la fortaleza), y casi cae ante los ataques de los zombies espinosos en los que se habían convertido. Su deseo suicida se cumplió minutos después cuando entró en la alcazaba junto con el carretero y fue ensartado por el rastrillo.

No, no había ningún caballero en el grupo. Sí, el patético dibujo es obra mía

No, no había ningún caballero en el grupo. Sí, el patético dibujo es obra mía

Sabiamente, el resto del grupo decidió acceder al patio de armas por una entrada alternativa. La muralla noroeste presentaba un tremendo derrumbe que se desparramaba por la colina y que los enanos supieron interpretar como una posible avalancha mortal. ¿Solución? Mandar a una de las mascotas del grupo (había un perro, un gato, un mulo, una gallina, un par de cerdos… ni sujeta antorchas ni leches, mejor un pobre animal de granja), un gorrino que cumplió labores de TEDAX desencadenando un aluvión de cantos rodados que lo dejaron lisito lisito. Este hecho dejó al descubierto una entrada al subterráneo del castillo, cuyo primer obstáculo era una sala cerrada con un portón circundado por amenazantes runas. Suerte que el boticario descifrara las maldiciones a las que se arriesgaba quien mancillara la tumba de uno de los señores del caos, lástima que hicieran caso omiso y desataran una trampa flamígera que incineró casi a la mitad del grupo.

La sala a la que daba acceso el ahora abierto portal era el lugar de descanso de uno de los impíos señores del fuerte. La segunda maldición la había convertido en un congelador industrial, pero esto para nada arredró a los pueblerinos, que astutamente y mediante prueba y error consiguieron atravesar la gélida estancia y birlar las posesiones del enorme cadáver. En el camino quedó la pobre mendiga, que primero patinó de manera poco grácil por la sala y más tarde fue la baja colateral de un tremendo hachazo (cuando uno de ellos ató una cuerda a la gigantesca hacha y todos tiraron a lo fiesta de pueblo esta salió despedida como un torpedo).

Atravesando la sala llegaron al subterráneo bajo el castillo. Tras dejarse llevar por la codicia y demostrar que el saquear está en el ADN de los juegos de rol (encontraron las migajas del increíble tesoro del ejército del caos en una habitación oculta), accedieron a la cámara donde se lanzaba a los sacrificios a una mugrienta piscina (a la sazón ocupada por calaveras de todas las formas, tamaños y sabores). En este lugar pudieron contemplar unos espeluznantes mosaicos que básicamente destripaban la historia completa tras la alcazaba, adquirir unas estilosas túnicas de adoradores del caos y algunos de los pueblerinos intentaron hacerse unos largos, haciéndose en el proceso con un jugoso anillo (que por desgracia nadie intentó usar) y con una de las calaveras, que parecía deseosa de encontrarse con sus ejecutores.

Unas escaleras daban paso a una impresionante vista: el mar sin estrellas del título. Huellas sobre la arena de la orilla y cantos guturales en la lejanía hacían innecesaria la presencia de Sherlock Holmes –  los bestiales ocupantes de la fortaleza habían llevado a sus prisioneros a una isla en medio del subterráneo mar. No hizo falta pedir un voluntario dos veces para la tarea de trepar a un cercano monolito adornado con inquietantes espirales y runas; el osado logró llamar desde la cima del mismo a un barco que reposaba en el agua, y que encalló en la orilla. Marineeeeros.

image(2)

El día de los tentáculos

Llegar al zigurat en la isla no era cuestión únicamente de remar; a medio camino, la superficie del agua fue rota por varios tentáculos que no parecían estar contentos con el vejatorio trato al pulpo a feira. La impresionante labor de otro de los animales domésticos logró frenar a uno de ellos (sí, no recuerdo si fue el perro, o el gato, o el cerdo que quedaba vivo para San Martín), pero al final el resbaladizo leviatán se cobró dos víctimas, y mientras se las merendaba, el resto pudo continuar.

El apoteósico final se acercaba. Los hombres bestias del remozado ejército (bueno, brigada) del caos bailaban y se regocijaban mientras en la cúspide del zigurat una pálida sombra del poderoso señor del caos intentaba volver a su antiguo esplendor sacrificando el tesoro y ya de paso, a una de las pueblerinas (se decidió sobre la marcha que era mujer de alguno de los presentes). Las túnicas halladas en los baños turcos caóticos permitió a parte de los pueblerinos ascender por la pirámide sin despertar sospechas hasta llegar al cenit. Ayudando al señor del caos, varios hombres bestias oficiaban el ritual junto a un chamán caprino.

La épica batalla que se desencadenó seguramente será contada en la taberna del pueblo por los siglos de los siglos. En la cima de la construcción, junto al altar, un foso que contenía lava era el foco de todo el sarao. El chamán caprino intentó empujar a uno de los denodados rescatadores, pero su torpeza le llevó a precipitarse a una caliente muerte cuando su objetivo le esquivó hábilmente. Se oyó un ¡ole! en medio de la algarabía. Aunque un par de aldeanos murieron ensartados por los bestiales atacantes, la paliza infligida al sombrío guerrero del caos culminó con su desvanecimiento de este plano de existencia (y ya iban dos veces) y con una muy cinematográfica erupción del zigurat. En la apresurada huida, algunos de los últimos y aguerridos campesinos perecieron en el derrumbe y en el tsunami posterior, mientras que el resto (algunos decidieron guardar el barco) se veían propulsados a la negrura del alta mar subterránea.

¿Quién da la vez para las tollinas?

¿Quién da la vez para las tollinas?

Como decía arriba, sorprendió que la carnicería no fuera aún mayor. Es cierto que evitaron parte de la aventura (la torre en la que estaban prisioneros sus conciudadanos, el pozo maldito, la capilla que albergaba a un peligroso légamo), parte que además puede ser igual o más mortal que la tumba del señor del caos o el combate contra el leviatán pulpero. Personalmente lo pasé en grande, me reí continuamente gracias a las ocurrencias de los asistentes y a las situaciones de humor negro que surgieron. Estas partidas de embudo se prestan a ello más que otras, es bien cierto.

Una pequeña espinita: no poder entregar más regalos. Aunque por suerte tenía algunos de envíos anteriores, estaba esperando uno que no llegó a tiempo. Me da la impresión de que algunos de los participantes no se llevaron lo que se merecían (lo echamos a suertes, al más puro estilo DCC); jugar en una partida con seis personas más, con cuatro personajes por barba y teniendo que agudizar el oído y subir la voz se merece un premio mayor.

Y, para terminar, y hablando de barba: he echado en falta a la buena gente de conBarba. Hay muchas y muy buenas editoriales actualmente en el panorama español, pero he de admitir que mi preferida es la barbuda. Seguramente en las próximas TdN pueda por fin conocer a estos héroes de la clase rolera.

Fotografías de Carlos de la Cruz y Adrián aka El archimago

29 comentarios

  1. Por mi parte eran las primeras jornadas de estas características a las que acudía y no pude quedar más encantado. La partidaza al DCC, increíble como siempre y sensación de vacío cuando termina..
    Sin duda lo mejor las charletas con uno y con otro. Ver que hay gente que comparte tus mismas inquietudes y poder hablar con ellos tranquilamente, incluso con algunos editores de productos que adoras no tiene precio.
    Lastima el poco tiempo que pude acudir, el año que viene estaremos por allí más ratito.
    ¡¡Unas jornadas al mes como poco nos merecemos los roleros!!

    • Hostias, si no me piro de puente te juro por Buda que iré. Llevo tiempo queriendo ir a unas jornadas a Barcelona, ciudad a la que tengo mucho cariño.

      Y… lo de G+ me cuesta. ¿Como hacéis para poder atender a todas las redes sociales? Yo sigo un puñado de blogs y ya casi ni puedo… 😀

      Las minis de papel de los pueblerinos son de Pathfinder, de los habitantes de Sandpoint:

      http://paizo.com/products/btpy8ty0?Pathfinder-Paper-Minis-Sandpoint-Townsfolk

      Y los monstruos… las personalizo. Busco imágenes en bestiarios o en interné, y con un mínimo de edición las pego en un Word, las imprimo y las plastifico (esencial esto último si quieres que duren algo). Si supiera dibujar…

    • Que es uno de mis mayores pecados: leo todo lo que sale para DCC. Así va a ser imposible jugar una partida como eso, jugador.

      Sí, por fin he podido sacarme la espina de dirigirlo de cabo a rabo. Y sí, es la hostia. Mi embudo preferido, sin duda… ¡y se puede terminar en una sesión!

  2. Para mí fue un placer compartir partida y un poquito de charla rolera el sábado, la verdad :D. Qué lástima que al final casi no de tiempo a nada entre partidas y saludos múltiples.

    Que conste que este año me concentré en ir a esta partida y no a otra porque ya llevaba muchas ocasiones perdidas de jugar a DCC. Obviamente, no salí decepcionado, sino todo lo contrario, ¡me encantó! Sobre todo, interpretar al recaudador de impuestos y a sus tres esforzados seguidores ;).

    La escenografía, una pasada. Me encanta Fat Dragon Games. Ah, también me gustaría saber de dónde sacaste los recortables de los personajes :D.

    • Pues qué más se puede pedir: enganchar a otros a DCC es mi misión personal en esta vida. 😀

      Creo que es el mayor acierto del embudo: jugar con gente llana, normalmente de entornos rurales. Está muy infravalorado el tema, con tanto elfo y tanto bárbaro… ;P

      He puesto el enlace un poco más arriba. Por los 5 dólares que cuesta, te llevas hojas y hojas de dibujos simpáticos con todo tipo de aldeanos y animalicos de granja. Que claro, ya me gustaría dedicarme a coleccionar y pintar minis de verdad, pero seamos realistas… yo ahora estoy pensando, de hecho, pillar más de la colección, vista la calidad.

      Y Fat dragon es impresionante, me encanta. Esos sí, hay que armarse de paciencia y tiempo; muchos de los componentes son liosos. Y luego, claro, está el tema del espacio… ocupan mucho. Pero merece la pena muchísimo.

      ¡Un saludo!

  3. Desde luego, tu partida fue un éxito. Mientras observaba, pude ver como todo aquel que pasaba cerca acababa sacando fotografías de la mesa, con semejante despliegue de escenografía. Y Sailors of the starless sea es un escenario muy bueno. Se notaba que los jugadores lo estaban pasando muy bien.

    Y encantado de haberte conocido :).

    • Insisto en cómo me ha fastidiado que no pudieras jugar. Gracias por haber estado allí, no te exagero para nada si te digo que me sentí honrado de que estuvieras. Y luego, encima, el domingo no pude acudir… :S

      El placer es mutuo, compañero. Ojalá sea la primera vez de muchas en las que coincidimos. Un abrazo,

  4. ¡Hola, maestro! Coincido con Cronista, desde mi perspectiva de “paseante” por entre las mesas de rol, la tuya era la que más me llamaba la atención. Y encima Carlos de la Cruz subiendo fotos todo el tiempo a G+… ¡Qué despliegue! Vamos, que para la próxima espero poder pasar también por el embudo, con esta o con cualquier otra aventura que utilices ^.^… ¿cuándo y dónde son las siguientes actuaciones del World Tour?

    Y ya de paso aprovechamos para charlar un poco más que un mero “hola, encantado” 😛 ¡Un abrazote!

    • Efectivamente, va a haber que hacer como en los bailes de antaño y tener una “cartilla de charla”, de nuevo me ha quedado con las ganas de hablar contigo.

      En noviembre monto otra, avisaré con tiempo en el blog.

      ¡Un abrazo, compañero!

  5. ¡Que pasada señores! Da gusto verles. Me he prometido a mí mismo que un día iré y de paso me echo un fin de terraceo por la capital del imperio, que narices. Enhorabuena por tan exitosa partida Jose, pude verte por varios blogs y tu mesa parecía la que más rockeaba pero de lejos: Celebridades roleras, presencia femenina… ¡Por Crom, un máster que lleva una camiseta del juego que dirige! Te faltó que te patrocinaran Jaggermeister y Monster Energy Drink xD

    Lo que me he reído con la entrada… me has convencido ya pero de pleno para empezar la campaña con este módulo, dudaba entre empezar con el del libro básico, doom of the savage kings o sailors… pero es que cada escena de esta aventura es más genial que la anterior y menos que la siguiente.

    Nos leemos compañero.

  6. Pingback: Por las Ludo Ergo Sum 2014 – Padre, Marido y Friki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *