Rol y política: Empacho rolero

wpid-meaning-of-life.jpeg.jpeg

¡Traed la vomitera, hay sitio para más!

De lo poquito que trago de estas fiestas es la nochevieja, que me parece más pagana y cercana al sentir popular que el resto. Nadie puede negar que psicológicamente nos obliga a mirar atrás y prepararnos para lo que viene; a los humanos nos pirra clasificar, organizar, compartimentar. Ya ves tú, en el fondo seguiremos más o menos igual que el año pasado, pero estos trucos mentales jedi de autoayuda es lo que contra todo pronóstico nos impulsan a sacar el pie de la cama por las mañanas.

Ya yendo al grano rolero, mi sensación-resumen de este año es de empacho. He conseguido jugar mucho más a menudo, por suerte, pero aun así me doy cuenta que empleo más tiempo comprando, amontonando, y leyendo juegos (o sobre ellos) que escribiendo, preparando partidas o en la mesa. El consumismo que trato de evitar en otras esferas de mi vida ha mutado y se ha trasladado al rol; mis estanterías tanto físicas como virtuales están petadas de manuales y suplementos cuyos lomos me miran, acusadores.

No critico la explosión editorial y autoeditorial, hecho que me parece fantástico; si me siento así es exclusivamente culpa mía y en mi mano está el cambiarlo. Nadie me obliga a comprar más (ahí está el A red and pleasant land, penúltimo derroche), o a no retomar sistemas y juegos cuyo único delito es ser mayores de 10 años, pero me preocupa que la famosa obsolescencia programada esté planeando sobre nuestra afición.

Para terminar y entrar en el juego de año nuevo, mi propósito va a ser precisamente comprar menos y reciclar más. Pensar y escribir, compartir, jugar. Y, con suerte, ver cómo algunos proyectos ven la luz del día, que ya va siendo hora…

¡Feliz año rolero!

7 comentarios

  1. Eres la antorcha que nos guía atrvés del Dungeon…

    (Personalmente, y ahora que vivo en el campo, creo que buena parte de esas compras son compulsivas…en mi caso son “regalos” que me hago porque “me los merezco”, y busco que cosas son las que me han “jodido el día” y en función de eso me auto regalo. Ahora que vivo definitivamente en el campo ese impulso ha bajado mucho, pero aún así lo del “consumo responsable rolero/friki no lo acabo de interiorizar. En fin, que tienes razón, pero que mola un huevo tener cositas para leer, al amor de la lumbre… Y como digo por ahí -creo que en mi blog- el rolero nacional bueno es el que lee, reseña, critica y juega poco. Si has jugado mucho este año es que todo va bien. Yo como este año que entra creo que jugaré menos acabaré convirtiéndome en un exégeta más del rol nacional… Joer que tocho me he escrito…)

    • ¡Yo quiero ser parte ya mismo de la Cofradía de Stonewash! Amenazo con hacer visita como embajador rural del valle del Lozoya, advertido estás.

      Yo creo que más que exégetas, nos vamos a convertir en anacoretas del rol. La gente vendrá en peregrinaje a vernos, y les recibiremos desde nuestras cuevas o pilares o lo que se estile ahora.

      ¡Un abrazo, feliz año!

  2. Yo también he de confesar que siento un cierto empacho. O, más bien, que no consigo ilusionarme con muchos de los proyectos que van saliendo. Es cierto que hay cosas que me llaman la atención, pero las miro y me pregunto si me llaman tanto la atención como para comprarlas y dejar de leer cosas que compré hace poco y aún no he leído… y no me salen respuestas positivas.

    Eso sí, lo de la obsolescencia programada no lo veo, porque mis juegos de rol comprados hace 25 años siguen funcionando, cosa que no se puede decir de la mayor parte de las cosas que compré hace 25 años :D. Yo no creo que los juegos de rol “caduquen” y obliguen a comprar otros. Creo más bien que estamos acumulando muchos juegos de rol porque hay mucha oferta y, como bien has dicho, estamos empachados.

    • Exacto, me siento así – tanto publicado, tanto comprado, tan grande la sensación de “meh”.

      Más que el concepto de caducidad, yo me refiero a esos juegos que en 15 años han sacado dos o tres ediciones, algunas que se parecen como un huevo a una castaña entre ellas. Es cierto, nadie me obliga a comprar la nueva, pero la presión hacerlo es clara (ya no salen módulos, nadie los juega…).

      Voy a buscar el bicarbonato… ¡Un abrazo!

  3. Yo ya ha llegado un momento en que no compro ni participo en ningún nuevo KS o mecenazgo más. He mirado a mi alrededor y he visto mucho que leer y que jugar, incluso que abrir y estrenar, así que he decidido parar y ponerme a recoger la cosecha de todo lo plantado en estos últimos años.

    Están saliendo tantas cosas buenas, de gran calidad pero tan A LA VEZ que no hay forma de ilusionarse por algo antes de que te atosiguen con el siguiente.

    José, ¡tenemos que quedar que hace mil que no nos vemos! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *