Clasificando. Clásicos del mazmorreo is different: El sistema (I)

Tras desgranar las bondades de las cuatro clases básicas (y definitivas: sí, han surgido por aquí y allí propuestas de los fans, pero es que realmente no hacen falta más), procederé a sintetizar en alguna que otra entrada las peculiaridades del sistema sobre el que se sustenta CdM. Voy a ir al turronaco, ya que el ADN que comparte con d&d y que conforma su armazón o cimiento es muy sencillo de explicar y casi todo el mundo lo conoce (el d20, las características y sus modificadores, las tiradas de salvación, el subsistema de combate, las pruebas de habilidad…). Goodman solo emplea una página en ello, no voy a ser yo más papista que el papa.

Los dados raros

CdM añade al ya curioso listado de poliedros exóticos unos cuantos más para su uso en diversas mecánicas (desde el daño de armas, pasando por casi todas las tablas, o los poderes de cada clase). Pero además los ordena en una cadena de dados de menor a mayor, desde el d3 hasta el d30. Si un efecto, o un conjuro, o una situación mejora tus posibilidades de llevar a cabo algo, usarás el siguiente dado mayor en la cadena de dados (expresado como +1d, o +2d o más si el tema es muy tocho); si algo la empeora, pues p’abajo en la cadena (expresado como -1d, o -2d, o menos si de verdad lo tienes crudo).

"Hola, soy d5 y soy un dado raro" "¡Te queremos, d5!"

“Hola, soy d5 y soy un dado raro” “¡Te queremos, d5!”

El ejemplo más claro y brutal es que si intentas acometer una tarea que no concuerda con tu pasada profesión, usarás 1d10 en lugar de 1d20 (1d20, 1d16, 1d14, 1d12, 1d10… cuatro eslabones o cambios). Haber estudiado, majete. Otros ejemplos más comunes se dan normalmente en combate: ¿enemigo distraído? +1d pa ti. ¿Estás tirado como un guiñapo en el suelo? +1d para tu enemigo, -1d cuando ataques tú (levántate, vago).

El sistema también contempla el uso de modificadores positivos o negativos, pero a mí me parece redundante. Es mucho más divertido y espectacular estar cambiando de dados, y muy abuuuurriiiiiido los +2 o -4 o lo que sean. Además, la gente se queda loca mirando el d14 o el d24.

¿Y cuáles son los nuevos amiguitos de la familia poliédrica? Empezando por abajo, el d3 (que se puede simular con d6, pero no mola tanto), el d5 (ídem con el d10, ídem no molón), el d7, el d14, el d16, el d24 y el d30 (más conocido que el resto).

He leído y escuchado a menudo desde que se publicó que es esto lo que más extraña y ahuyenta a la gente cuando se acercan al juego. Supongo que ya todo diox conoce la leyenda del porqué Gygax y colegas decidieron implementar, aparte del d20 y el d6, el resto de “dados estándar” de hoy en día. Según parece, cuando hicieron el pedido, en las bolsicas también venían el d4, el d8, el d10 y el d12. Para aprovecharlos y que no terminaran en el estómago de alguno de sus gatos, se inventaron usos locos para ellos. Así de chorra empiezan todas las tradiciones, desde el toro de la vega hasta la primera comunión; ¿os vais a arrugar porque se incorporen algunos dados más?

“Es que es un desembolso extra y excéntrico”. Ah, vale, los manuales de a 50 euros que corren como el agua no lo son, o los dados FATE, o las fundas para las carticas. Si de verdad eres de los que ahorran, o eres comedido y coherente, el manual de CdM incluye una guía de cómo implementar los dados raros usando los “estándar”. Y si no, y tienes un móvil listo, la aplicación de Purple sorcerer te los pone al alcance virtual de tus dedos. Y es gratis.

11 comentarios

  1. Ves yo tampoco doy modificadores planos, o sea “tienes un +2 a atacar”. Uso la cadena de dados. Básicamente si hay una cadena de dados molona, hay que usarla, leñe. Y vale ya de sumar.

    Es una de las cosas que están en el libro básico de DCC pero que pienso que Goodman debería haber ido un paso más allá y cargársela. Yo los únicos modificadores que uso son por característica, ni los uso en armas mágicas… Para todo lo demás, cadena de dados.

    Al final son todos estos detalles pequeños pero bien “molones” los que te hacen ver que D&D sí, son primos hermanos, pero bien distintos al fin y al cabo.

  2. Mi problema con los dados molones es que no los distingo. Si me hago algún día con algunos, tendrán que ser cada uno de un color :D.

    Por lo demás, estoy de acuerdo en que si existe la cadena de dados, los modificadores no tendrían por qué estar ahí. Y, por cierto, ¿eso de la cadena de dados no está en Savage Worlds (lo pregunto en serio; no me he leído Savage Worlds, pero he leído reseñas aquí y allí)?

    • Qué razón tienes, imposible distinguir el d14 del d16. El mejor, sin duda, el d5: es el que atrae todas las miradas. Y sí, el Savage Worlds usa una mecánica similar, pero para las características y las habilidades (lo leí hace años, pero estoy casi seguro de que no había cambio de dados por incremento o disminución de dificultad).

  3. De hecho yo una macarrada que hago es según se líe de parda sumo o resto en la cadena de dados… hasta el infinito y más allá.

    Así por ejemplo si estás lanzando un hechizo: 1d20… estás a lomos de tu caballo, uy… dado menos, d16, te persigue una mantícora en celo que te arroja púas venenosas, otro… d14. Y al contrario igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *