¿Demos o partidas? (II)

Como decíamos ayer…

Sigo dando la matraca sobre la idoneidad de las demos sobre las partidas para hacer proselitismo del rol. Que yo lo haría en plan misiones religiosas, pero ya no está bien visto lo de imponer nada a la fuerza. Tanto libre albedrío va a ser nuestro fin…

¿Qué es una demo?

O mejor dicho, lo que yo entiendo por demos, mi visión personal. Lo que quiere decir que no tengo ni idea sobre demos, y un poco sobre partidas.

Tiene una duración muy limitada. En torno a la hora y media o máximo dos horas (1.30 – 2 h). Ya no solo porque, supuestamente, nuestra capacidad de atención haya disminuido drásticamente en los últimos años, sino también porque esperar que una persona que nunca ha probado el rol quiera estar 4 horacas haciendo algo que ni conoce me parece tanto una crueldad como una quimera.

Es atractiva. Sí, es verdad, el rol es una actividad basada sobre todo en la imaginación, un acto verbal compartido; pero para la gente que lo observa desde fuera es como ver crecer la hierba. Una demo tiene que ser capaz de atraer visualmente primero para luego poder enganchar mediante los resortes clásicos del rol. Especificando, ¿qué hace atractiva una demo?

– Ayudas de juego. Aquí podría ocupar el artículo entero, así que probablemente me extienda en otro. Para resumir, todo lo que pueda ser representado en la mesa de juego y ayude a la inmersión de los jugadores, debería estar allí: por supuesto mapas y fotografías/ilustraciones, pero también miniaturas, armas (si vienen a cuento), comida, objetos reales de todo tipo de la época y ambientación, etc.

– Música y efectos sonoros. Varias pistas para momentos distintos (escenas de acción, de investigación, de suspense, etc.), efectos sonoros relativos a las escenas (campanas, gritos, persecuciones en coche, disparos de pistolas láser…).

– Decoración. Sí, leéis bien. Algo tan sencillo como un mantel adecuado, unos candelabros o palmatorias, una fichas de PJ monas, o para entrar en modo extreme, complementos para disfrazarse. Lo sé, esto bordea el rol en vivo, pero es que me gusta vivir al límite.

– Obsequios. O como también los llamo yo, sobornos. Una chapita, una pegatina, o la misma ficha del PJ… algo que se quede en casa del incauto durante un tiempo y le recuerde eso tan curioso que probó.

Parece un puesto del rastro, pero es una partida/demo de Máscaras del Imperio

Para un máximo de cuatro (4) jugadores. Si me apuráis, tres (3), dependiendo del juego. Lo tengo comprobadísimo, con más de cuatro jugadores (o tres si hay alguien especialmente verboso o extrovertido), siempre hay alguien que se queda descolgado; es como la imagen de la camada de gatetes intentando conseguir el líquido alimento de su madre. Además, así todos los participantes tienen ocasión de ser protagonistas varias veces durante la demo.

Está abierta. Es decir, cualquiera que pase por allí debería ser capaz de sentarse y echarse unos roles. Es genial poder contar con un sistema de preinscripciones, pero seamos sinceros: la gente que no conoce el rol no va a preinscribirse en algo nuevo y extraño, así de repente. De este modo, además, cuentas con la ventaja de atraer a más gente que pase cerca de la mesa y vea a un grupo pasándolo en grande, o que se sienta atraído por las trampas visuales sobre ella.

¿Cuál es el mejor lugar para una demo?

Si todo lo anterior era pura teoría derivada de la práctica, de la experimentación, este apartado es pura especulación.

– Salones del cómic / manga. Podrían ser los lugares idóneos: son dos aficiones que convergen y en el caso del rol, se alimenta de los tebeos entre otras muchas fuentes. Pero los salones a los que he acudido como viandante suelen ser lugares muy ruidosos y masificados, lo que haría difícil organizar algo con los requisitos que he presentado. Quizá un estand retirado o aprovechar las horas de menor afluencia serían una opción.

– Ferias. No las de los coches de choque y la muñeca chochona, sino de esas que he podido ver y a las que he asistido en ifema (Madrid) y sitios similares, enfocadas en la juventud. Son similares al punto anterior, con idénticos problemas y posibles soluciones. Por otro lado, el público es más amplio y diverso.

– Escuelas/institutos/universidades. Enmarcadas en la semana cultural, o el día del libro, o el día de “que venga tu madre y nos hable de su afición” (se hace en muchos colegios, al estilo americano). La gran ventaja es que te aseguras de que vas a tener al menos una mesa llena (en coles o instis, en la universidad es harina de otro costal).

– Librerías y bibliotecas. Espacios muy propicios; en Estados Unidos es muy común organizar partidas en bibliotecas, no veo por qué no podría hacerse aquí. Y así, aprovechamos para donar unos manuales al fondo de la biblio… Las librerías, por supuesto, no tiene por qué ser tiendas de juegos de rol, habría que ampliar el espectro.

– Centros comerciales. Se ven actualmente en los pasillos de los centros comerciales pequeños estands con negocios varios… uno de ellos podría contener una mesa para demos.

– Parques. Pasé al menos dos veranos jugando casi todos los días cuando era joven, en las típicas mesas de madera con bancos corridos. Muchos chicos se acercaban, y alguno se unió a nuestras filas.

– Bares. Fuera de coña, ya se juega al mus o al dominó en los garitos, renovemos el bagaje lúdico casposo de los bares. Sé que hay algunos locales orientados a los juegos de mesa, pero sería como ir a predicar a un templo; preferible otros pastos como cervecerías, pubs, antros heavy…

Aquí abogando por acortar las partidas, y con el mazo de las entradas largas dando. Me reservo para un tercer artículo…

2 comentarios

  1. Muy de acuerdo en tu concepto de ¿que es una demo? en cuento a los lugares para hacerlas…

    Yo he hice durante años, hace tiempo, demostraciones en institutos, en esas semanas blancas que hacen actividades alternativas. De ahí conozco muchos ya no tan jovenes roleros hoy en día. Tan solo es cuestión de ir a la empresa que gestiona las actividades, que suelen ser muy abiertos. Se incluso de tiendas que hacen demostraciones de juegos de mesa en aulas de pequeños, sembrando semilla… ¿por que no con el rol?

    También he masteado, eventualmente, en salones del comic y de miniaturas. Los de las minis ocurre como con los comic, que el mundo está muy relacionado y algunos juegos comparten ambientación ¿alguien ha dicho warhammer?

    En ferias del libro se que el “nuevo imperio del mal del rol” ha estado haciendo partidas de demostración de una hora o así y parece que dio sus frutos.

    Lo de las bibliotecas… habría que probar en alguna de estas que dejan hablar o pedir aulas privadas si dejan, si no… yo lo orientaría a la sección infantil/ juvenil, “la gente grande” es más difícil pillarla.

    Respecto a los centros comerciales, que me toca de cerca… si vais como empresa os van a cobrar y un stand solitario de una actividad que no entona con nada de alrededor… si queréis probar, venderlo como una actividad cultural y social, que en esas cosas suelen colaborar cediendo espacios, y si es posible, en nombre de una asociación o algo así, algo que suene a ayuda social y no a la venta de nada, aunque después en las demostraciones vendáis la moto.

    Lo de los bares no lo veo, mucho ruido para el rol a no ser que se hagan por la tarde y con la mñusica algo baja, y más en un bareto heavy, pero no dudo que muchos de los que he ido con las ilustraciones en las paredes, las espadas y cuernos de beber colgando de las paredes y cierta música podría ambientar incluso.

    Deseando leer la siguiente entrada maese.

    • Muchísimas gracias por tus apuntes. Me interesan mucho las experiencias de compañeros con, valga la redundacia, experiencia en estas lides. Muy buena idea la feria del libro, incluso una caseta o mesa anexa (en Madrid se celebra en el Retiro, lugar increíble para una demo).

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *