Purgandus libri: Saqueadores de tumbas

 photo Saqueadores1.jpg

La muerte me ha sentado estupendamente: mira el tipazo que se me ha quedado

Hacía mucho tiempo que no encontraba un libro tan sincero desde la misma portada. El mismo título lo dice todo: Saqueadores de tumbas; luego, la ilustración te da una idea de la ambientación. No necesitas saber nada más. Si además procedes a darle la vuelta y miras el precio, pues canela en rama: 3,50 leuros. Lo que sí me hace gracia es el cartelico que advierte que es una obra para mayores de 16 años… ¿por qué? ¿Porque incita al robo? ¿A leer y ver cine sobre la antigua cultura Egipcia? ¿A reunirte con amigos? Fascinante, de verdad.

Esta es la publicación más reciente en la línea Cliffhanger de Ludotecnia, tan complicada de encontrar (por lo menos en Madrid). Van siete títulos, pero aparte de los nuevos, yo solo he podido echar un vistazo a los dos primeros (¡Gañanes!, el primero de la colección, es de lo mejor que he leído de rol en castellano). ¿Tan caro o complicado es distribuirlos por internet? Estos simpáticos libritos (lo digo por el tamaño y el formato, no es despectivo), junto con Lamentations of the flame princess y la edición de bolsillo de Aventuras en la marca del este, me han acabado de convencer de que la cuartilla es el tamaño ideal para un manual de rol. Bueno, para cualquier libro, la verdad.

Si seguimos ateniéndonos a lo estrictamente físico, a la edición, he de decir que ojalá sirviera de ejemplo para las compañías que pululan por ahí. La maquetación es sencilla, elegante y clara; no he encontrado NI UNA SOLA ERRATA ni falta de ortografía (ojiplático quedé) y la calidad del papel (desconozco el nombre técnico) es soberbia. Ya con esto me han ganado, oyes.

Pero vamos al turronaco. En 100 páginas escasas, promete este manual ofrecernos un sistema completo. Y vaya si lo consigue, colegas. Desecha mandangas del estilo qué es un juego de rol, y va al grano citando sus fuentes e inspiración (como habías adivinado, el antiguo Egipto). Por lo demás, sigue la estructura clásica de creación de PJs, sistema, combate, bicharracos, tesoros, ¡y hasta una aventura! Sí, una aventura completa. Una tumba, claro, pero con su gancho y todo (no te la ponen directamente en el regazo y te dicen “hala, mete a tus jugadores ahí dentro”). Imposible más en un espacio tan pequeño – es como una bolsa sin fondo de esas del d&d.

Yo, cansado ya de leer manuales de rol, agradezco infinito que la prosa de los juegos sea eso, prosa, y no parezca texto sacado de un manual de instrucciones de una estufa. Se puede ver claramente el sello inconfundible de los chicos de Aventuras en la marca del este, celebérrimo juego hispano y blog sobre rol y afines. Sobre todo de Pedro Gil, que redacta y narra con un estilo viejuno y engolado que a mí me encanta, me chifla. Hace uso intensivo de vocablos y léxico que parecen totalmente desterrados de la comunicación oral o escrita actuales (altamente empobrecidas, me temo), y su ritmo y cadencia son reposadas y fluyen sosegadamante, como sin prisa. Un placer leerte, tronco.

 photo Saqueadores2.jpg

Pisapapeles con vísceras dentro y mi libro de pegatinas de jeroglíficos. Me encanta ser Egipcio

Pero voy a ser un poco criticón. El sistema madre, que supongo será el que usan todos los juegos de esta línea, no da para mucho. Sí, lo sé, son juegos con vocación de echarse una partida apresurada, casi en el momento, pero en el caso del combate, tiene pinta de ser repetitivo y aburrido. Como todo en este mundillo, nada impide que llegue uno y lo modifique, claro. Por otro lado, el mismo concepto del juego es para mí su mayor limitación. Y no hacen nada por ocultarlo: es un juego sobre entrar en tumbas y llevártelo muerto (chiste fácil de la semana). Ya está. Y he de decir que nunca he sido muy fans de los dungeons, sean Egipcios o Vallisoletanos. Por otro lado, y sé que es por limitaciones del formato (páginas limitadas, digo) todo se reduce a explicar cómo es una tumba Egipcia y lo que las rodeaba (mitos, rituales, prácticas religiosas…), y a veces se hace repetitivo. No he contado las veces que se repite la palabra hipogeo o pirámide, pero casi una por página.

Y el sistema de magia es, a partes iguales, ingenioso y contradictorio, chocante teniendo en cuenta la ambientación y el contexto. ¿Un sacerdote Egipcio volando o haciéndose invisible? No lo veo, lo siento – no solamente porque sea invisible (segundo chiste malo de la semana). Lo que sí me gusta mucho es el formato sencillo y sucinto de la descripción de los conjuros. Muy old school.

Las ilustraciones, por desgracia, son escasas, y quizá un poco dungeoneras para mí, pero evocadoras y bonitas. Aunque claro, será por material sobre la época… revistas, libros, películas, e internet están plagados de iconografía y dibujos sobre ese momento histórico.

Veredicto: Si te tomas un par de cañas ya estás gastando tanto o más que el precio de este libro, y seguramente esos pavos estarán menos aprovechados. Me gusta esta iniciativa, incluso sabiendo que probablemente nunca juegue a ninguno de estos títulos. Pero bueno, esto es algo a lo que ya me he resignado con la mayoría de mis juegos de rol…Pisapapeles con vísceras dentro y mi libro de pegatinas de jeroglíficos. Me encanta ser Egipcio

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *