Rol y política: 8 de marzo, el día de la mujer rolera

Vosotras combatís, vosotras decidís

Vosotras combatís, vosotras decidís

Más de unx se preguntará qué tendrá que ver ese día o lo que se conmemora en él con nuestra afición. En apariencia nada, claro; pero si os paráis a pensar, uno de los grandes misterios de este joven hobby nuestro es precisamente por qué no hay más mujeres en nuestras filas.
A los que no les importe un carajo: podéis dejar de leer.

Desde hace una temporadita, y más con el flame surgido a raíz de esta entrada en el blog de Ghilbrae, le doy vueltas a esta cuestión, y mientras que quizá hay parte de nuestra afición que en realidad cree que la asimetría hombre/mujer en el rol no es un problema, yo soy de los que piensan que estamos haciendo algo mal. Una actividad tan enfocada en la imaginación, en la conversación, en la socialización, y que cada vez más se aleja de los tópicos ofreciendo alternativas a los juegos cuyo fin último es partirte la cara con todo lo que se mueve no puede seguir siendo feudo casi exclusivo de los varones. Además, es un aburrimiento, joder.

Llevo un par de años rastreando la blogosfera (sobre todo la angloparlante, la verdad) y me he encontrado con colectivos de mujeres y hombres que sí tienen el tema muy presente. Las estupendas páginas Escher girls y Boobs don’t work that way se ríen continuamente de la imagen monolítica de la mujer en la industria de los videojuegos, la animación, el cómic y el rol; y Gaming as women y Go make me a sandwich profundizan más en la experiencia de ser una mujer rolera en un mundo de hombres roleros. No conozco casos similares en el mundo de habla hispana (por favor, ilustradme a este respecto).

Con todo esto en mente, y de cara al próximo día internacional de la mujer, voy a aprovechar una idea de aventura que tengo a punto de caramelo y así hacer un ofrecimiento: una partida para celebrar tan necesario día, de personajes femeninos para jugadoras femeninas (pues claro), el día 8 de marzo. La aventurilla es un embudo de personajes de nivel cero para DCC RPG o como ya lo llamamos en esta casa, Clásicos del Mazmorreo. A quien no conozca este juego o esta opción dentro del mismo, decir que no requiere ningún tipo de conocimiento de sistema alguno, y que se centra en la desesperada supervivencia de un grupo de gente normal y corriente que quizá a raíz de tal experiencia se decida por una vida de aventuras dejando atrás el tedio de esperar que la próxima cosecha no te la roben los bandidos o te la joda el granizo.

Ahí dejo la oferta. Lo más probable es que me quede con un par de narices, pero quién sabe… al fin y al cabo, como bien decía Coz, las chicas son guerreras… o pícaras, o magas, o…

 

22 comentarios

  1. Creo que si el rol sigue siendo un mundo predominantemente masculino es en gran parte por una cuestión de inercia que aun arrastramos de décadas pasadas, cosa que pasa en otros muchos ámbitos, tanto a favor de un género como de otro.

    También creo que la imagen que se da del mundillo en películas o series no nos hace un gran favor. Ojo, que yo soy el primero en reirme con Big Bang Theory, pero al final la imagen que se acaba dando es la de un grupo de nerds, con pocas habilidades sociales y cuyas relaciones sexuales son practicamente inexistente. No es un panorama que pueda motivar a muchas mujeres a conocer en profundidad el mundillo.
    A ver si algun dia hay una serie o peli que nos muestre como gente normal 😛

    • Somos en gran parte responsables y culpables de cómo nos ven lxs demás… y fiestas como el día del orgullo friki no es que ayuden, precisamente, o que la apabullante mayoría del “material” que consumimos presente de forma casi unánime a las mujeres como pedazos de carne con tetas (que, oiga, al final cansa hasta a los tíos).

      Yo creo que está en nuestra mano llevar a cabo una labor didáctica mediante el ejemplo. Si a una gran mayoría de las mujeres les gusta los juegos de mesa, no creo que entre ellos y algunos juegos de rol haya tanta diferencia.

      ¡UN saludo!

  2. Dignísimas las dos (en realidad tres) entradas de ambos blogs.

    En asuntos de fantasía, creo que donde más uso y abuso del chainmail bikini fue en aquellos años ochenta de pelo cardado y gafas enormes. Incluso en el libro del DCC hay una viñeta haciendo burla de eso mismo. Ahora, con el boom masivo de los retroclones, se vuelve a las andadas. Como explica Diacrítica en su blog, quizá sea todo cosa de cómo delimitan (o levantan la mano, que a buen seguro hay un: tú pon tetas) los dueños del producto a los ilustradores.

    Además, y también porque en Ghilbrae está comentado por encima, están las realidades de los juegos de rol históricos. Hay un pequeño relato de Benito Jerónimo Feijóo (me pongo las gafas de cultureta y la camisa de cuadros de leñador), filósofo español del XVIII, en el que un cazador y un león discuten sobre la historia a partir de ver una estatua en la que un hombre mata a un león. El hombre indica que eso denota la superioridad del cazador; el león, en cambio, comenta que solo implica que la estatua es obra de un escultor hombre, pues si el escultor hubiese sido un león, las tornas se cambiarían. Compara así el tratamiento que se le ha dado a la mujer históricamente (El libro de la perfecta casada, de Fray Luis, o la Biblia, sin ir más lejos, más para un religioso como era él), en libros, todos, escritos por hombres y al que no dejaban acercarse a mujeres. ¡Por supuesto que la mujer es pecadora, lo dice la Biblia!

    Y en este aspecto, dentro del rol, si un juego ha recibido críticas tildándolo de machista, ha sido el de Alatriste. Ya en el libro básico, Ricard Ibáñez avisa un par de veces que él no es machista, lo fue la época (y, de hecho, lo fue mucho). De ahí, que en los Papeles del Alférez Balboa (PAB) que le siguieron, se volvió a citar el fuerte continente machista, así como en las partidas que uno buenamente ha podido jugar.

    En este caso de los juegos históricos, y volviendo a remitirme al blog de Diacrítica et alii (uy, aún no me había quitado la camisa de cuadros), se puede plantear el levantar la mano porque, también históricamente, siempre hubo, por suerte, mujeres que le echaron todo el valor y se negaron a quedarse a un lado. “Es que una mujer en los años veinte no podía ser médico”. El Rastro de Cthulhu te lo soluciona sacando la profesión “Enfermera”, exactamente igual que el médico pero válido, históricamente, para la mujer. Y así.

    El problema también está en los referentes. En las versiones de Star Wars de Padre de familia hacen un chiste a este respecto: cuando Yoda informa a Luck que hay otra Skywalker, éste se pregunta: ¿quién?, a lo que el moribundo le responde: ¿quién es la única puñetera mujer en toda la galaxia? Pues eso. Y cuando Lucas decidió poner a más mujeres, puso Twi’lek de pechos prietos. Sombrerazo, don Lucas. Sombrerazo.

    Finalmente (la virgen, y eso que quería ser breve), y retomando el tema Alatriste. Para mis jugadores escribí un pequeño esquema sobre la mujer en los Siglos de Oro, sobre cómo se esperaba que tenían que ser y sobre cómo eran muchas en realidad, con su buen par de valientes ovarios, basándome en comedias como “La viuda valenciana” (aunque hay muchas más y a cascoporro). Por eso, me ofrecí a Antonio Polo para redactarlo de un modo más extenso y presentarlo para su publicación para el PAB 6 (el 5, dijeron, estaba a nada de salir, pero igual hasta me da tiempo). Así a ver si se le puede quitar la losa del machismo a un buen juego.

    ¿Dónde estoy?

    • Creo que tenías que haber escrito tú este artículo, compañero, el mío es una birria en comparación. 😉
      Totalmente de acuerdo, es otro de los caballos de batalla. Habrá gente que quiera jugar épocas históricas de la manera más rigurosa, pero a mí me parece un soberano coñazo; por otro lado, como tú apuntas, la mayoría aplastante de escritores e historiadores han sido hombres, ¿nos podemos fiar al 100% de que fuera así cierta época del pasado? ¿A cuántas mujeres relevantes se habrá obviado?
      Me encantaría ver tu artículo, es una época que me interesa mucho y sobre la que me estoy documentando.

      ¡Un saludo, gracias!

  3. al respecto de los juegos históricos o pseudo históricos no se porqué somos capaces de admitir la presencia de elementos fantásticos y no podemos admitir que aunque la época histórica fuese una sin igualdad nuestro juego y nuestras partidas no tienen porque serlo.

    En ese aspecto en el reciente Hillfolk, que se supone con una ambientación por defecto basada en la edad de hierro, el autor advierte que pese a que en la época no había igualdad, en el juego si debe haberla porque lo jugamos en otra época y cualquier jugador o jugadora tiene que tener derecho a divertirse asumiendo un rol predominante si así lo quiere.

    en fin, recrear la historia tiene un límite, dentro de que tampoco es que me gusten los juegos históricos sin componentes fantásticos.

    En cualquier caso estupenda iniciativa Jose, suerte y espero que tengas éxito y llenes una y varias mesas roleras. aunque me pregunto, quizás siendo machista, si DCC RPg y el mazmorreo es uno de los temas que pueda interesar a más aficionadas.

    saludos 🙂

    • A mí, como decía un poco más arriba, también me aburren los juegos históricos demasiado estrictos. Los prefiero con elementos fantásticos, demasiado árida es ya la realidad.

      Pues sí que le he dado vueltas al tema de qué juego proponer, pero de verdad que la aventura que tengo pensada es lo menos mazmorrero posible y viene ni que pintada. Quizá me está equivocando (empiezo a creerlo), y me servirá para afinar más la próxima vez…

      ¡Gracias compañero!

  4. Interesante el tema y muy interesantes todos los comentarios.
    Desde hace tiempo, cuando empecé con los juegos de rol con mis alumnos, he tenido intención de didigir a un grupo de jugadoras, pero nunca se ha planteado la ocasión o he tenido alumnas suficientemente motivadas.
    El otro día una de ellas estuvo escuchando cómo unos jugadores y yo hablábamos de las partidas que dirijo en el instituto y empezó a picarle la curiosidad. Voy a tratar de engancharla a ella y a su grupo de amigas, y lo que comentas de una partida enfocada a un público femenino me interesa.
    ¿Tienes intención de colgarla en tu web?

    • Pues fíjate que llevo tiempo queriendo preguntarte sobre tus partidas en el insti, y sobre otros juegos que has puesto en práctica – un día de estos te envío un correo-e.
      La partida que tengo en mente tiene un fondo bastante irónico, y aunque desde luego no pensé en ninguna edad a la hora de esbozarla (todavía no la tengo escrita al 100%), quizá hay situaciones que están más orientadas a adultas que a jóvenes… pero oye, quizá le echas un vistazo y te gusta para esa edad. Te comento sobre el tema también por correo, ¿vale?
      ¡Un saludo, compañero!

  5. Ves!! así si que se hacen las cosas! A mi ha terminado haciendo que me interese el tema por entradas como memorias de un rolero, o la tuya. ¿Por que razón?, por que analizáis el problema, demostráis interés real, y lo mas importante, aportáis soluciones. eso por un lado, y por otro el post no es un ataque directo y encendido a una editorial concreta por motivos personales e intereses propios. Demuestras respeto a las editoriales que sin maldad quizás no han tenido el tema presenta hasta ahora. Muy buen post, como siempre un placer leerte!

  6. Por cierto! yo también últimamente dirijo a 3 chicas y 1 chico XD pero esto no es nuevo muchas veces me he encontrado en esa situación, he llegado a tener 4 chicas y un chico en una partida de Kult! lo cual fue una gozada! y a las jornadas que voy a valencia, como mínimo hay una chica en la mesa. Hace poco, el verano pasado, en unas jornadas jugue dos partidas, una de star wars, en la que había una chica que termino llevando a dos personajes ella sola, dos soldados imperiales, y lo flipante es que interpretaba cada uno de una manera diferente. Y por la tarde jugué otra de Star trek y nos juntamos 4 chicos y 3 chicas, y la oficial al mando termino siendo una de las chicas, dando ordenes a todos y tomando decisiones cojonudas!! XD Con esto quiero decir que los que estamos mas que acostumbrados a tener siempre chicas en nuestra mesa, y encima viendo un nivel que ya les gustaría a muchos, mi pareja es Rolera y casi mas fanática que yo mismo, vemos este problema como algo inexistente. Pero no es por maldad es por costumbre, tengo que decir que esta polémica me ha pillado mas que de sorpresa. Así que siendo una de las personas que no ha visto el problema ahí dejo mi visión y aportación al asunto.

    • Gracias por todos los comentarios, compañero.

      En verdad envidio (sanamente o no) los grupos tan equilibrados, o incluso los desequilibrados con fuerte presencia femenina. Y reitero que es una cuestión de variar un poco el cotarro, no porque piense que las mujeres son mejores jugadoras o los tíos somos todos unos fachas machistas opresores.

      No soy muy amigo de montar movidas, y si alguna he montado en mi vida ha sido por torpeza o no saber expresarme bien. Creo que se puede opinar y exponer la postura de uno sin ofender o liarse a tortas (al menos en nuestro mundillo, en otros quizá es más complicado).

      Muy interesante lo que propone la buena señora que has linkeado, lo seguiré desde muy cerca.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *