Purgandus fabularum: A todo gas 6

Ya van con la 6, compitiendo con Saw

Ya van con la 6, compitiendo con Saw

He tragado mucha basura en mi vida; a veces, de forma consciente e intencionada, otras sin querer. De hecho, muchas de las películas que he comentado en este blog son puro consumismo hecho cine. Pero este infraproducto (me niego a llamarlo cine o película, puesto que eso implica cierta cualidad artística o cultural) alcanza cotas (o abismos, mejor dicho) que me han hecho sonrojar. Y si pienso lo que ha debido costar, me entra la furia asesina.

No viene a cuento decir por qué he pasado tan mal trago; ocurrió, y voy a sacar de ello algo útil y constructivo. Así no dejo que la inquina, la ira y el resquemor se encapsulen en mi interior y me provoquen una úlcera o una matanza en un centro comercial.

La supuesta trama gira en torno a una banda internacional de villanos macarras liderada por un ex-militar (¿hay algún militar que deje las armas y se dedique a hacer croché o montar una guardería? ¿Todos se dedican a robar chalés o secuestrar ricos industriales?) que básicamente se dedican a mearse en la cara de toda autoridad existente. Un señor (que no queda muy claro para qué organización trabaja ni de qué país) con pinta de estar a punto de estallar debido a una sobredosis de anabolizantes y esteroides (parece ser que es famoso o algo), con bíceps más grandes que su cabecita, decide entonces que la mejor idea es pasarles el marrón a otro montón de chorizos muy duros pero con un gran corazón todos.

Y al final, mueren todos los malos, sólo una de los buenos (el cupo de mortandad es bajísimo en el fast-cinema adolescente) y (¡qué sorpresón!) queda abierta la portezuela a séptima parte.

Si sonrío, se me saltan los puntos

Si sonrío, se me saltan los puntos

No, de verdad, no hace falta que cuente lo que ocurre entre el comienzo y el final. Creedme.

Creía que el cartón piedra había sido desterrado del cine con el advenimiento del ordenador, pero ahora son los “actores” y “actrices” los que son de éste material, y no los decorados o el atrezzo. A la calidad interpretativa se suma un guión malo, soso, y predecible, con líneas de diálogo sacadas de la peor pesadilla de un guionista de HBO. Los “valores” transmitidos por este engendro multimedia son los que ahora están de moda entre la chavalada: ser un gangsta está guay; hay que parecer ser muy duro aunque luego seas muy tierno y tengas sentimientos (pero nada de mariconadas); las mujeres de complemento están muy bien, pero quien corta el bacalao son los tíos; la fidelidad entre los bros es lo más importante; y hay que tener pasta y parecer que la tienes, con modelitos, bugas, y joyería en plan industrial.

Por último, rematar esta infra-crítica aludiendo a la imaginería usada en este humeante montón de guano. La acción o falta de ella me recordó poderosamente al Equipo A, con persecuciones, tiroteos, y ensaladas de hostias sin que nadie siquiera se despeine o sangre. Si alguien muere, siempre es off-screen. Los coches ni se abollan, ni se llevan por delante retrovisores, ni atropellan a algún viandante… además de ser un producto de plástico, pretende ser para todos los públicos. ¿De verdad me podéis preguntar por qué no voy al cine? Si hubiera tenido que pagar por este mojón, me quemo después a lo “bonsai” (tremendo patinazo anónimo que he decidido adoptar para siempre)

Veredicto: ¿Estáis de coña?

6 comentarios

  1. Como no ta curiosa sobre Vin Diesel:

    D&D FACTS: Conocido jugador de Dungeons & Dragons, Vin Diesel ha llegado a escribir la introducción de un libro dedicado a D&D titulado “30 Years of Adventure: A Celebration of Dungeons & Dragons“ e incluso tiene el bajo vientre un tatuaje donde puede leerse en letra gótica el nombre de uno de sus PJs más emblemáticos, un cazador de brujas humano llamado Melkor. Hoy en día sigue jugando.

    http://criptabajoeltorreon.wordpress.com/2013/05/20/famosos-que-juegan-a-dd-1-hoy-actores/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *